20 de junio de 2024

«Algunos de los arroyos que surcan nuestro término municipal y que son tributarios del río Jarama»

Magazine SLV. Artículo de Santiago Izquierdo

Nuestro término, con una extensión que ronda los 60 kilómetros cuadrados, se encuentra
hollado por uno de los ríos secundarios más importantes de la Península Ibérica, como es el río
Jarama, el más importante de nuestra Comunidad, aunque me diréis que hay que mencionar el
Tajo por su paso por el sur, pero éste la atraviesa en pocos kilómetros, pero “nuestro Jarama”
es el que más distancia recorre, pues desde su nacimiento en las estribaciones de la Peña
Cebollera, y tras limitar Madrid y Guadalajara, se pasa unos kilómetros en esta última provincia,
reapareciendo en Madrid en las proximidades de El Atazar y ya no nos abandonará hasta el
rendimiento de sus aguas en el padre Tajo junto a Aranjuez.

Foto: Ayuntamiento de Sanse

El Jarama recibe las aguas de la mayoría de los ríos de nuestra Comunidad como son
Guadalix, Henares, Tajuña y Manzanares, y nosotros contamos con once kilómetros de esta
importante vía fluvial. En varios artículos he relatado la historia del Jarama, por lo que en este
artículo me voy a referir a algunos arroyos que aportan sus pequeños caudales al Jarama. Por
ello voy a tratar de describir los arroyos que nos atraviesan por el actual casco urbano y que
dejo para otro momento dos de los más importantes como los arroyos de la Vega y Viñuelas, ya
que merecen ambos un artículo cada uno.

Arroyo de Valdelasfuentes.- El origen de su nombre nos lo da su propia etimología: Val como
apócope de valle y el de fuentes como manaderos de aguas, por lo tanto podemos decir que es
un arroyo que discurre por un pequeño valle configurado entre laderas suaves por su vertiente
sur y más pronunciadas por su cara norte que es donde se ubican los manantiales que le
configuran. Este arroyo tiene su cabecera en el actual término de Alcobendas y pierde su
nombre al recibir las aguas del arroyo de los Tempranales, dando lugar al arroyo de
Valconejero, en las proximidades de la Cañada de Matapiñonera al Arroyo de la Vega, conocida
como Camino de los Barrancos. Con esta denominación de Valdelasfuentes encontramos un
amplio paraje que circunda este arroyo, así como un camino que arrancaba en la vertiente este
del Cerro de Santa Bárbara, en las proximidades de las Eras de Arriba (Plaza de Andrés
Caballero) y que hoy es la actual Avenida de Valdelasfuentes, qué formando límite con
Alcobendas, llegaba hasta el arroyo de este nombre.

Este arroyo aparece mencionado en un acta del Concejo de Madrid de 14 de febrero de 1494,
cuando señalan terreno para que planten viñas los nuevos vecinos de San Sebastián: “…
señalaronles para plantar viñas un termino que les pareçio ser sin perjuizio alguno, porque de
todas partes están plantadas viñas por los vezinos d’Alcovendas; e señaloseles en esta guisa:
Desdel arroyo de Valconejero donde se hizo un mojon junto con el camino de Cansa Asnos y
de ay va adelante amojonado el dicho camino arriba fasta que buelve a mano izquierda el
amojonamiennto fasta Cabeça Lerda y dende va a dar a los majuelos de la cabeça dell Espino
y de la otra parte las viñas de Valdelasfuentes e va el arroyo abaxo de Valdelasfuentes fasta
juntar con el primero mojon que se hizo en el dicho arroyo.”

Arroyo de los Tempranales.- Este arroyo o abarrancamiento de poca longitud, se forma en las
laderas del Rincón del Grajo y se nutre de las aguas que le aportan los regueros que bajan
desde Valdelamasa en tiempo de lluvias. El origen de su nombre se debe a que este lugar
estaba plantado de viñas de uvas de maduración temprana, y que hoy a dado nombre a un
importante barrio de nuestra localidad.

Arroyo de Valconejero.- Su nombre como el de Valdelasfuentes ya aparece en el acta de 14
de febrero de 1494. Su denominación es debida a estar ubicado en un pequeño valle rico en
caza menor, dada su proximidad a la Dehesa y al cazadero de Viñuelas, conocidos son los
daños causados por la caza en los sembrados de estos parajes y las denuncias de los
labradores de San Sebastián ante la Casa Real por el grave perjuicio que recibían.

Este arroyo tiene su origen en la confluencia de los arroyos de Valdelasfuentes y de los
Tempranales, por encima del Camino de los Barrancos, camino que por su ladera norte sirve de
cauce al arroyo de la Fuente Guindas. El arroyo de Valconejero va recibiendo las aguas que
aportan las laderas de la Dehesa en tiempo de lluvias, así como por su margen derecha recibía
las aguas del Arroyo Jorge, que a su vez recogía las del cerro de Santa Bárbara, este
desembocaba en el Valconejero en las proximidades del Camino de Navarrondán. Es
atravesado por los Caminos del Medio y de Navarrondán.

Arroyo de la Dehesa.- El origen de su nombre se debe a que atraviesa la Dehesa Boyal o
Dehesa Nueva, la cual fue concedida a San Sebastián por el concejo madrileño, representado
por su alcalde y justicia mayor, Juan de Linares y los regidores Diego de Vargas y Lorenzo
Méndez, por mandato de los Reyes Católicos, el día 9 de enero de 1493.
Este arroyo tiene su origen en la ladera norte del Cerro del Otero, en término de Alcobendas,
atravesando la finca de Valdelamasa entra en la Dehesa, a la que divide por la mitad,
recogiendo las aguas de sus manantiales, así como las que provienen del Rincón y del
Urraquero. Poco después de atravesar el Camino del Paredón o de los Paredones, se une con
las aguas del Arroyo Valconejero, en el lugar conocido popularmente como “La Pepina”.
Arroyo de los Quiñones.- En la confluencia de las aguas de los arroyos de la Dehesa y de
Valconejero tiene su origen el Arroyo de los Quiñones, que con este nombre discurrirá hasta
verter sus aguas en el Río Jarama, en la Peña de Valseco.

Este arroyo el segundo en importancia del Término Municipal, pero el de mayor longitud, no
tuvo siempre esta denominación, puesto que antiguamente era conocido como Arroyo Valseco,
con este nombre aparece en las Respuestas Generales del Catastro de Ensenada en 1751. El
nombre actual de Quiñones se debe a las porciones de terreno que en sus proximidades se
repartieron para sembrar al roturarse la Dehesa Vieja y que reciben el nombre de quiñón. La
costumbre de los vecinos de referirse a estos parajes atravesados por el arroyo como de los
quiñones hizo que éste cambiase su denominación, conservándose en la actualidad el nombre
de Valseco para el paraje próximo a su desembocadura en el Jarama.

El arroyo de los Quiñones, o de Valseco, tiene pocas aportaciones de agua dejando aparte las
de los arroyos que le originan, Valconejero y de la Dehesa; tan sólo recibe aguas de lluvia a
través de los regueros de la Fuente Rodrigo, de la Robliza, del Cacharro y de Tierras Viejas y
de algún pequeño manantial en sus márgenes. Debido a las filtraciones durante parte del
verano permanece seco, de ahí quizás su nombre primitivo: valle seco o valseco.

En otro artículo lo dedicaré a los arroyos que nos discurren por la zona norte y sur como son el
de Viñuelas y el de Entre los Dos Pueblos o de La Zaporra y el De la Vega que nos hacen
frontera con Alcobendas. Así como dedicaremos unas líneas a los manaderos que había en el
Término y que con la expansión urbanística se los ha llevado por delante.

Santiago Izquierdo G. Bárcena. Cronista Oficial y Archivero emérito de San Sebastián de
los Reyes