20 de junio de 2024

sobrevuelo aviones

El Ayuntamiento de Sanse planteará a AENA y ENAIRE una solución para todas las familias que sufren el ruido de los aviones

Magazine SLV. San Sebastián de los Reyes. Entre otras medidas, se pedirá la reversión de los cambios solicitados por el anterior equipo de gobierno en octubre de 2021 y que han supuesto un grave perjuicio para el municipio

San Sebastián de los Reyes es una de las localidades más perjudicadas por el ruido que generan los aviones del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. Un problema histórico que se ha acrecentado gravemente en los últimos dos años. El ruido ha aumentado notablemente en los lugares por donde ya pasaban las aeronaves, como la urbanización La Granjilla o Fuente del Fresno, además de convertirse en un quebradero de cabeza para las familias de zonas donde antes apenas se sentía el ruido, como Dehesa Vieja o el casco urbano. El equipo de Gobierno, ante esta situación, lleva trabajando desde el inicio de mandato en soluciones a corto, medio y largo plazo que sean efectivas para lograr una notable reducción del ruido.

Foto: Ayuntamiento de Sanse

La alcaldesa de San Sebastián de los Reyes, Lucía S. Fernández, y el concejal de Medio Ambiente, Diego D. García, mantuvieron una reunión con los responsables de AENA y ENAIRE el 26 de octubre del año pasado, donde exigieron medidas efectivas ante la situación que sufren miles de vecinos y solicitaron datos exactos del ruido de los aviones. Nada más recibir la documentación requerida, ambos se reunieron en diciembre con una representación de las familias afectadas para exponerles con pruebas oficiales y objetivas la realidad de lo sucedido y la postura actual del Ayuntamiento.

Los datos oficiales demuestran que el cambio de ruta (técnicamente “modificación de la codificación salida corta 36L oeste”) que solicitó el Ayuntamiento a AENA el 6 de octubre de 2021 ha supuesto un aumento muy notable del ruido en Fuente el Fresno, Dehesa Vieja y en La Grajilla. Es decir, el problema lejos de solventarse con el cambio de ruta solicitado en 2021, se ha acrecentado enormemente en los tres ámbitos del municipio.

El actual equipo de Gobierno trabaja en una solución que disminuya notablemente el impacto acústico en los núcleos de población afectados y que tenga el mayor beneficio para todos los vecinos. Una propuesta que será presentada a AENA y ENAIRE en la reunión que la alcaldesa, Lucía S. Fernández, y el concejal de Medio Ambiente, Diego D. García, mantendrán con sus responsables el día 28 de febrero. La primera solución ha sido consensuada con especialistas en la materia y técnicos municipales, rigurosamente estudiada, y teniendo en cuenta todas las reclamaciones y propuestas presentadas por los vecinos afectados a través de numerosas vías (registro municipal, WhatsApp, email, redes sociales…).

En este sentido, se solicitará la reversión del cambio en la codificación de salida corta por la pista 36L, actualmente en vigor. Es decir, se pedirá que se revierta la propuesta del Ayuntamiento del 6 de octubre de 2021, implantada el 8 de septiembre de 2022, que ha supuesto un gran perjuicio para el municipio. A su vez, se solicitará implantar la solución técnica que posibilita agrupar las trayectorias en un único haz (solución mediante Radio Fijo RF) buscando disminuir el impacto acústico en todos los núcleos de población afectados. También se plantearán medidas complementarias como el traslado de la baliza de giro, el uso preferente de la salida larga por la pista 36L (es decir, la ruta norte) especialmente para vuelos transoceánicos, o la reducción del horario de uso de la salida corta a través de una revisión de los horarios nocturnos.

Previa a esta reunión con AENA y ENAIRE, la alcaldesa está manteniendo diversas reuniones con representantes de los vecinos para explicar las medidas solicitadas. Una vez se produzca el encuentro, habrá una reunión con todas las familias afectadas en un espacio público donde se explicará pormenorizadamente todo el planteamiento realizado y los compromisos que se alcancen.

Lucía S. Fernández, en el mandato pasado, llevó este asunto a la Asamblea de Madrid y al Congreso de los Diputados, elevando el problema al ámbito regional y nacional, tratando de conseguir una respuesta efectiva del Gobierno de la nación que, hasta ahora, no ha sucedido.