20 de junio de 2024

Saben Aquell, lo bello y triste de la vida de Eugenio y su familia

Magazine SLV. Artículo de Laura Ramos

Asomarse a ver la película Saben Aquell es, al mismo tiempo, una actividad muy lúdica y un mirar de frente los dramas de la vida y las contradicciones más estúpidas y dañinas del ser humano. Esta película, que muy hábilmente transforma en escenas un guión inteligente coescrito por su director David Trueba y el popular escritor Albert Espinosa, sabe explotar muy bien los recursos al alcance del mundo audiovisual para contar creando interés una historia que es, al mismo tiempo, singular y tremendamente cotidiana.

Son muchos los encantos de esta película para lograr cautivar a quienes quieran verla. La recreación del personaje del humorista Eugenio en el actor David Verdaguer está sumamente lograda y resulta tan creíble que a quienes alguna vez hemos visto imágenes de Eugenio contando chistes nos parecía estar viéndole a él mismo como parte del reparto actoral. El papel de Carolina Yuste es realmente destacable y meritorio. Varios medios de comunicación catalanes retratan como una hazaña que en tan solo tres meses fuese capaz de aprender catalán para hablarlo de manera impecable. Además en la película canta maravillosamente y hace que esta lengua suene realmente bella, como sonaría cualquier otra lengua cantada con esa calidad vocal y sensibilidad para los matices musicales.

Fotografía de Los Lunes Seriéfilos

Es otro encanto de la película la naturalidad con las que la lengua catalana y española se mezclan, con y sin subtitulado, para acercarnos a los personajes y su forma de expresarse. Películas como esta son un regalo para quienes quieren apreciar la diversidad lingüística española y disfrutan con ella y también para quienes quieren sentirla como propia, ya sea por sus motivaciones para aprender esta u otras lenguas cooficiales o por su amor por las lenguas e idiomas en general.

Otro aspecto muy positivo de la película es la recreación de la época histórica de la biografía que retrata. El ambiente de los últimos años del franquismo y los primeros del postfranquismo se refleja en los usos sociales, los vehículos, las calles, la prensa y la muy dañina costumbre de fumar hasta en los hospitales. Uno  de los aspectos del lado más oscuro de Eugenio era su falta de habilidad para separarse de los cigarrillos. Resulta realmente dramático contemplar cómo es capaz de fumar en un hospital junto a su mujer a la que le acaban de extirpar un pecho por cáncer de mama, muy probablemente propiciado, en su caso, además de por herencia genética por una gran exposición al humo del tabaco que fumaba su marido. En el fondo del todo no era totalmente culpa suya, sino de la maquinaria propagandística que tanto penetraba y ha penetrado en muchas personas haciéndoles creer que fumar es positivo y deseable.

Saben Aquell muestra personas que se lanzan a vivir sus sueños y quieren esconderse de otros retos de la vida, que son muy seguras en algunos planos y muy inseguras en otros, que son egoístas y generosas al mismo tiempo, hábiles y torpes a la vez, de alguien que quiere a quienes quiere, pero no sabe hacerlo de la mejor manera siempre, personas, que con sus virtudes y defectos supieron crear belleza y resurgir de sus cenizas en distintas ocasiones y que compartieron sus habilidades con la gente sencilla para hacer sus vidas más bellas y llevaderas.