17 de abril de 2024

«Migración: Un viaje patas arriba, animación con encanto, historia que mejora hacia la segunda parte»

Magazine SLV. #MagazineSLVQuieroMiNavidad. Artículo de opinión de Laura Ramos

Se dice que Illumination es el mejor estudio de cine de animación en la actualidad. Esta navidades tenemos en la gran pantalla una de sus películas que merece la pena ver por la misma animación: esa mezcla de autenticidad en aspectos como la lluvia cayendo, las nubes o una sartén, que parecen extraídas de la vida real mezcladas con las simpáticas figuras animadas vale por sí misma el precio de la entrada y el tiempo invertido, a mi parecer, por no hablar de la belleza de los vuelos de altas alturas que los protas patos ponen en práctica.

Foto: Espinof

La historia de Migración: Un viaje patas arriba, siempre en mi opinión, mejora a medida que avanza la película y tiene sus mejores detalles cuando esta ya está cerca del final. Es una película con vocación para todos los públicos y parece que se acerca algo al objetivo sin conseguirlo con tanta efectividad como otras obras de cine y teatro que se han podido ver en los últimos años. No llega a tener tanta profundidad desde la perspectiva adulta y adolescente como para poder reflexionar mucho sobre ella tras haberla visto ni llega a conectar con los casi bebés, que se aburren y no siguen con interés la historia y alguno o alguna que otra puede disponerse a hacer escalada gateando por las escaleras del cine para entretenerse.

Es una buena peli para ver en versión original, siempre que no se tema exponerse y exponer al acento americano si es que alguien solo quiere acostumbrarse al estándar británico por algún examen u otro objetivo y puede merecer la pena pagar la entrada para verla en tres dimensiones, sobre todo por la espectacularidad de los vuelos.

La película llega a sobrecoger en algunas escenas y las situaciones a las que se enfrentan los personajes son tan variadas que seguramente alguna conecte más con unos espectadores que con otros y viceversa. El final, para mi gusto, está bastante bien para el objetivo de la película.

Como algunas críticas comentan, es una película de un humor muy blanco y muy apta para diferentes sensibilidades. Creo que cae en algún que otro tópico, pero también ofrece alguna que otra sorpresa. En conjunto, no creo que sea un peliculón de los que dejan huella y conmueven mucho, pero puede ser bonito verla con familia, amistades o incluso alguna persona sola si en ese momento es lo que apetece.

Laura Ramos