21 de julio de 2024

chechu

La naturaleza sin filtros está en Sanse

Magazine SLV. San Sebastián de los Reyes. El torero José Ramón García ‘Chechu’ cuida de más de 100 animales cada día en su finca, incluido el famoso toro Tamariz

Magazine SLV se ha desplazado hasta las afueras de San Sebastián de los Reyes. Allí reside en una finca el torero José Ramón García ‘Chechu’ junto a más de 100 animales (vacas, toros, caballos, burros, una mula, cabras, perros y gatos) incluido el toro bravo de lidia Tamarit, un ejemplar de más de 300 kilos que se ha hecho viral en las redes sociales por haber comido una paella en casa junto a su dueño. «Es un novillo todavía. Tiene apenas dos años. La madre le rechazó cuando nació. Evidentemente, tiene que mamar y si no mama, se muere. Tuve la suerte de estar presente cuando estaba pariendo la vaca. Le recogí. Los primeros días o las primeras horas eran desastrosas porque su instinto es embestir. Empecé a darle el biberón y le saqué adelante. Sigue entrando por la cocina, por el salón y por todos lados», explica.

Todos aquellos que visitan su casa se quedan impresionados, como es lógico. «Al principio se asustan porque ver un toro, aunque sea un novillo impresiona. Ya tiene su volumen y los cuernos ya los tiene muy pronunciados. Luego le ves que está en su hábitat y que no está nada forzado. Es ver un toro bravo en libertad, porque no está encerrado en ningún sitio, y que tenga esa nobleza. Eso sí, la bravura la sigue manteniendo. Poder levantarte todos los días entre vacas y toros, ver como nace, y luego poder torear un becerro cuando ya es grande es la mayor satisfacción que puedo tener», comenta.

Tener tantos animales requiere una tarea importante. Chechu está en pie cada mañana desde primera hora para echarles de comer y comprobar que están sanos y salvos. «Los animales desconocen las fiestas y los ayunos. Hay que tener un control para evitarles problemas intestinales y otros trastornos», afirma.

Además, acudir la finca Los Olivares supone conocer la realidad de la naturaleza sin ningún filtro. «Un antitaurino nunca vendría aquí, pero la gente que quiere conocer este mundo y no tiene los conocimientos sí. Vería como cuidamos a los animales. En la plaza no se ve todo. En la tauromaquia no se ha sabido enseñar. Hay que ver como están tratados estos ejemplares», asevera.

Y es que su amor por la tauromaquia no está reñido con el animalismo. A los cinco minutos de estar en este lugar se puede comprobar que no hay nadie más animalista que un torero.

Desde Magazine SLV damos las gracias a ‘Chechu’ y a su familia por todas las facilidades dadas para realizar este reportaje.